La alternativa multipolar al mundo unipolar


Vladimir Valyshev

“20 años de BRICS” es el título de un artículo publicado en la edición estadounidense de  Project Syndicate y dedicado a la unificación de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. El autor de la publicación es Jim O’Neill, un profesor de economía británico que se identifica como el creador de las siglas BRIC. Señala en el artículo que los países BRICS ocupan más del 25% de la masa terrestre del mundo, el 40% de la población y tienen un PIB combinado de $ 15.435 billones.

El acrónimo fue inventado por Jim O’Neill en 2001, quien declaró que un grupo de los países en desarrollo más grandes comenzaron a ejercer una influencia creciente en el desarrollo mundial. El acrónimo se hizo ampliamente conocido dos años después, cuando Goldman Sachs , donde trabajó Jim O’Neill, presentó Dreaming with the BRICs: The Road to 2050.

Formalmente, el grupo BRICS apareció en junio de 2006 como parte del Foro Económico de San Petersburgo (PEF) con la participación de los ministros de economía de Brasil, Rusia, India y China. O’Neill asumió que Brasil, Rusia, India y China cambiarían sus sistemas políticos para encajar en la economía global; mientras que China e India se convertirían en los principales proveedores de bienes y servicios industriales, mientras que Brasil y Rusia seguirían siendo proveedores de materias primas.

Incluso hoy, Jim O’Neill mira el mundo con una óptica globalista. Sostiene que el crecimiento de la participación de las economías BRICS en el PIB mundial tendrá importantes consecuencias «para el sistema de gobernanza global» . Como si cada uno de estos estados -Brasil, Rusia, India, China , Sudáfrica- no tuviese tareas fuera de las que conciben los portadores del poder global.

En la cumbre de 2020, que presidió Rusia, se realizó un análisis detallado de las actividades de los BRICS. Para 2020, el PIB total de los países BRICS ascendió al 25 por ciento del global (21 billones de dólares) y su participación en el comercio internacional alcanzó casi el 20 por ciento (6,7 billones de dólares). Las exportaciones mutuas de los «cinco» crecieron un 45 por ciento (de 2015 a 2019).

Jim O’Neill admite que el desarrollo de los BRICS no va como esperaba. “Casi no hay progreso en el frente de la gobernanza global general, incluso frente a una pandemia mortal”, se lamenta el británico.

Mientras tanto, en 2014, se estableció el Banco de Desarrollo BRICS. Todavía está lejos de estar a la par con el Banco Mundial, pero desde 2015, los ministros de finanzas y los directores de los bancos centrales de los países de este grupo han estado consultando sobre la creación de un sistema financiero multilateral, un análogo de SWIFT . En marzo de 2019 se anunció la creación del sistema de pago  BRICS Pay .

“Creo que los BRICS continuarán promoviendo una especie de nuevo orden mundial ” , dice Afonso Velasco , profesor adjunto del Departamento de Política Internacional de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad de Río de Janeiro. – … Nuestra visión sobre varios temas internacionales … naturalmente difiere de las posiciones de los Estados Unidos y la Unión Europea. BRICS sigue siendo un punto focal muy importante en términos de lucha por establecer un nuevo orden mundial « .

“El objetivo declarado de este grupo [BRICS] es apoyar y unir a los países en desarrollo. También está consolidando sus esfuerzos por mantener la paz y la unidad con el fin de cerrar la brecha de clases entre los diferentes estados ”, recuerda la agencia de noticias iraní Fars News Agency .

Para que la interacción entre los miembros del grupo BRICS, así como los miembros de este grupo con otros estados, pueda construirse «sobre los principios del respeto a la Carta de la ONU y las normas básicas del derecho internacional, la igualdad soberana de los estados, la no injerencia en los asuntos internos y la solución pacífica de disputas» (del discurso del presidente ruso Vladimir Putin 2020 en Moscú en la cumbre BRICS), queda mucho por hacer. En particular, definir principios internacionales capaces de unir a cinco estados de tres continentes no solo mediante disposiciones declarativas generales o, digamos, el comercio mutuo. Tampoco debemos cerrar los ojos ante las contradicciones que separan, por ejemplo, a dos miembros del grupo BRICS, India y China.

En los think tanks occidentales, a menudo se ensalzan los logros de los BRICS (no solo Jim O’Neill está involucrado en esto). “Los estados BRICS seguirán siendo la principal fuente de crecimiento para el mundo del mañana, que son hoy. En el futuro, juntos ocuparán una posición dominante en la economía global, tal como lo hicieron Europa y Estados Unidos ”, escribió la edición estadounidense de Foreign Policy en 2012 .

Sin embargo, desde el punto de vista de la revista estadounidense de política exterior, la  «posición dominante en la economía mundial» de los estados BRICS no debería desafiar en modo alguno el principio de gobernanza global bajo los auspicios de Estados Unidos. O, más bien, bajo los auspicios de esa parte superior de la clase dominante estadounidense, que se autodenomina la «élite global». Por lo tanto, la tesis de Beijing de que la creación de un «orden mundial racional más justo» requiere «una participación activa en la gobernanza global» es discutible . ¿Participa con Estados Unidos? ¿Estados Unidos, mientras siga siendo una «superpotencia mundial» (Z. Brzezinski), permitirá cualquier participación de China  en pie de igualdad? con ellos en algo? ¿Especialmente en la “gobernanza global”? La respuesta es obvia.

El grupo BRICS no se disolverá como asociación si los miembros de esta asociación se declaran firmemente no como «participantes en la gobernanza global», sino como una  alternativa multipolar a un mundo unipolar, y no solo en economía, sino también en política . Sin esto, los ideólogos del globalismo llevarán el caso al establecimiento en la Tierra del sistema descrito por el filósofo Alexander Zinoviev en la novela distópica «The Global Humanist» (1997). Allí, el futuro aparece como la vida en condiciones de monstruosa desigualdad social, la destrucción de la familia, el embotamiento del Homo Sapiens  por la transferencia de funciones lógicas a los robots y el dominio de la mentira, cubierto de consignas de «salvar a la humanidad» para instaurar el poder de la «élite global».

Fuente: https://www.fondsk.ru/