El mito de la Argentina de nuestros abuelos


Primero que nada, esto intenta ser un análisis del pasado no un análisis político coyuntural actual.

Hace varios años vengo viendo con creciente preocupación interpretaciones de la historia «yanquizadas» sobre nuestra propia historia.

Y dejo dos ejemplos que me preocupan. El primera se trata de activistas negros mostrándonos que la Argentina blanca invisibilizaba y ocultaba la negritud. Celebro que recordemos que la Argentina es y debe siempre ser una sociedad donde no se permita ni un ápice de discriminación racial. Acompaño toda propuesta y medida en ese sentido. Pero me pregunto ¿acaso en algún momento la Argentina fue un «país blanco»? Recordemos que los anglosajones usan ese termino para referirse a ellos mismos y su cultura, una cultura que se cimento sobre los anglosajones y otros europeos del norte todos protestantes. Teniendo en cuenta eso, los argentinos que somos la mezcla primero de los españoles con los indígenas locales (mezcla impensable para los anglosajones) y a lo que luego se le sumaron fuertes oleadas inmigratorias a fines del siglo XIX y principios del XX, italianas en primer lugar por el numero y españolas en segundo lugar con el mismo criterio ¿puede alguien afirmar que esa es una sociedad blanca en el sentido ya visto? Yyyy no… vascos y napolitanos llegando a un país que en el norte llaman hispano… Sin perjuicio de que es lo que hubieran soñado los vencedores de Caseros no se dio como ellos quisieron y no, no es muy blanco en el sentido que le dan los teóricos anglosajones. La Argentina blanca, lo primero que me hace ruido… digo bueno por ahí tuvieron una maratón de Netflix se cebaron y lo tomaron como licencia teórica vamos a dejarlo pasar.

Después viene el tema de la opresión por la raza. Y en Argentina no tuvimos hasta bien entrado el siglo XX normativas que le imponían a gente de una raza entrar por una puerta distinta, asistir solo a determinados lugares, ni no se nos armó un bolonqui terrible porque una mujer de una determinada raza tuvo la osadía de no darle el asiento en el colectivo a un hombre de otra raza. No somos ni mejores ni peores no tuvimos esos problemas. Bueno si en eso somos moralmente mejores, creo que en Argentina eso hubiera sido impensable. Que existió siempre el racismo en actitudes cotidianas, lo que ahora se diría «microracismo» si seguro y esta horriblemente mal, pero ¿Por qué interpretar nuestra historia como una sociedad blanca si nunca lo fuimos?

Otro mito «yanquizado» es el de nuestros abuelos, que vinieron con una mano atrás y otra adelante pero que con su esfuerzo progresaron. Ya le pegamos mucho a los protestantes del norte por sus crueles y duros defectos, pero la visión de nuestros abuelos viniendo así y progresando no es otra cosa que una revisión histórica falaz del american way life. La famosa conquista del oeste que los estadounidenses llevaron adelante durante todo el siglo xix y luego se dedicaron a poblar intensamente con las sucesivas oleadas inmigratorias daban la posibilidad de que con esfuerzo y trabajo duro se pudiera progresar. Este punto es a favor de ellos. Aquí fue todo muy distinto. Aquí los inmigrantes llegaban para amontonarse y apisonarse en indignos conventillos que hoy son imágenes pintorescas, pero albergaban una miseria material y desesperanza humana desgarradora. Y el campo solo era para ser arrendatario… aquí no hubo conquista del oeste, ni del norte, ni del sur, ni del este… ¿o porque se piensan que se da el grito de Alcorta? Si todo era tan fantástico en esa Argentina que algunos hoy me quieren vender ¿Por qué tuvieron que aceptar el voto popular y secreto?

Me entristece profundamente que adoctrinen a nuestra sociedad que se mira en un espejo en el que nunca se va reconocer porque no es el suyo es un espejo colonial y para el que solo puse dos ejemplos, pero seguro hay muchos mas… porque como diría el gran Discépolo en la columna en la que interactuaba con su célebre personaje mordisquito… ¿A mí me la vas contar?